EL PISO: UN ESPACIO PARA LA CONVIVENCIA Y LA AUTOGESTIÓN DE NUESTRA VIDA ADULTA

Varios chicos y chicas de la Asociación con carácter semanal, incluimos dentro de nuestras actividades  un día autogestionado en el piso de la Asociación. Estas jornadas nos sirven para darnos cuenta de que podemos manejarnos muy bien en nuestras rutinas y que con tiempo y motivación podemos adquirir un rol activo  en  nuestros hogares.

Carlos nos cuenta: “Nosotros en nuestra convivencia nos apoyamos y nos animamos mucho para realizar las tareas como la comida, recoger la cocina, hacer la compra, tirar la basura, etc…”

“Quiero aprender a realizar las tareas de casa y a cocinar  yo sola por si algún día vivo de manera independiente” Nos comenta con muchas ganas Sandra.

Enhorabuena  chicos por  como os involucráis en las actividades y os superáis semana a semana.

¡¡Nos encanta cuando nos contáis que aplicáis  vuestros aprendizajes en casa!! A seguir asumiendo un rol cada vez más activo y disfrutando del trabajo en equipo.

REFLEXIONANDO

Desde el programa de Vida Adulta llevamos, varias sesiones, reflexionando sobre el término Adulto. Este es un concepto sobre el que volvemos muy a menudo. Surge de manera natural, en los grupos, ante la necesidad de vivir esta etapa vital del modo más consciente posible. Para ello, hemos relacionado “Adulto” con conceptos claves presentes en nuestro camino. Pero, “¿qué nos diferencia de  un adulto sin discapacidad?” es una pregunta que nos ronda frecuentemente.

Durante varias sesiones, sentimos la necesidad de pensar sobre este tema y de esta etapa surgieron dos FÓRMULAS  que nos gusta tener en cuenta en  el día a día. Las compartimos con todos vosotros:

Le hemos llamado la “Fórmula DERA” y consiste en la unión de diferentes aspectos clave presentes en la vida de una persona que vive su adultez:

Adulto=

(DECISIÓN +ESFUERZO + RESPONSABILIDAD) + APOYO

Adulto con discapacidad =

(DECISIÓN + ESFUERZO + RESPONSABILIDAD) + APOYO

Como podéis observar, la diferencia que hemos detectado la hemos encontrado en la intensidad del signo de la SUMA.

Dar nombre y claridad a esta cuestión nos sirve como guía para asentar nuestra Identidad como Adultos y como respuesta a ciertas preguntas de nuestra etapa vital que a veces nos producen inseguridad y confusión.

Y vosotros, ¿Cómo lo véis?

¡UN FIN DE SEMANA MUY INTENSO!

Este fin de semana no hemos parado.

El sábado 21 de Octubre, nos hemos reunido cerca de 500 familiares y profesionales pertenecientes a Down Galicia en su Encuentro Anual. Fue, sin duda, una jornada muy intensa y llena de Reflexiones.

Entre todos construimos un espacio  donde  conocer algunos de los Deseos de las personas con discapacidad, la existencia de recursos que ayudan a convertirlos en Proyectos y también los Miedos (disfrazados de sobreprotección) que desarrollamos alrededor de todos ellos. Realidades todas que se entrecruzan y que constituyen el caminar del día a día en las diferentes Entidades donde  todas las partes nos encontramos para escucharnos.

El fin de esta escucha es, sin duda, apoyar lo mejor posible los proyectos vitales que persigue el familiar con discapacidad al tiempo que se intentan minimizar  y combatir los Miedos para transformarlos en Itinerarios Reales. Un camino nada fácil pero apasionante y que esperamos que, acompañado, se pueda transitar  mejor!!!

Os dejamos un enlace en donde podéis escuchar a Andy y Eva, dos personas protagonistas de sus vidas,que nos impactaron con su exposición sobre sus sentimientos y su lucha diaria por su vida. Es una reflexión que queremos compartir.

CONFIANZA 

Y el domingo 22 continuamos  participando en la carrera ENKI que celebraba su cuarta edición,  una divertidísima carrera de obstáculos que trata de dar visibilidad a las personas con discapacidad y cuyo objetivo principal es la integración.

En este gran proyecto han participado muchísimas entidades sociales animando el ambiente y entre todas ellas no podíamos faltar nosotros.

68 personas: miembros, familias y profesionales de la asociación disfrutamos de esta magnífica carrera de obstáculos en la que nos enfrentamos a retos como el laberinto de gomas que puso a prueba nuestra agilidad o la zona de cuerpo a tierra donde demostramos nuestra destreza y fuerza. No hubo obstáculo que nos parara. Pero sobre todo, disfrutamos del buen ambiente y la fiesta que se vivió durante la jornada elaborada por ENKI.

Después de vivir esta experiencia, solo nos queda una cosa en mente. El año que viene queremos ¡más y mejor!