Monthly Archives: julio 2015

DOS RECOMENDACIONES PARA ESTE VERANO

REQUISITOS

Esta asociación tiene a grandes amantes del cine, es por ello que os dejamos un par de recomendaciones para el verano.

Por un lado, una película que nos recuerda mucho nuestro trabajo día a día, que nos recuerda que no es exclusivo de la discapacidad preocuparse de temas como el trabajo, la casa, la pareja, la vida social, familiar…

Nos recuerda también que no es exclusivo de la discapacidad el no llegar a conseguir lo que se espera de nosotros.

Una película que reflexiona sobre cómo lo importante para ser feliz es disfrutar de intentarlo, reírse de uno mismo y de lo que te sucede mientras buscas la felicidad y aceptar que cada uno es diferente y es feliz a su manera.

Una interesante reflexión en la que interviene un chico con Síndrome de Down para dar cordura a su hermana treintañera. Nos encanta.

La otra recomendación es el cortometraje “INOCENTE” de Álvaro Pastor, que habla de la Discapacidad y de la Ignorancia partiendo de una premisa muy novedosa. No os decimos más, os aconsejamos verla.

http://fibabc.abc.es/videos/inocente-4091.html

ACUERDO DE COLABORACIÓN CON ATLAS FORWARDING, S.L

El pasado 8 de Julio se ha procedido a la firma de un Convenio de Colaboración en Actividades de Interés General entre la empresa Atlas Forwarding, S.L y Down Coruña.

Atlas Forwarding es una empresa de servicios logísticos asociados al transporte de mercancías, con una extensa red operativa y una amplia experiencia en diversos sectores industriales.

Con este acuerdo Atlas Forwarding contribuirá a la realización de las actividades que desarrollamos y  que contribuyen a  la mejora de la calidad de vida de las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales.

Agradecemos a Atlas su implicación y ayuda para seguir luchando por la integración , la no discriminación y la igualdad de oportunidades de las personas con capacidades diferentes y Síndrome de Down en particular.

“YO SOY…”

A partir de la Escucha que venimos haciendo en la Asociación de las vivencias en primera persona de los chicos, surgen entre los profesionales reflexiones como las que nos deja Lucía Fernández esta semana.

“YO SOY…”

Un recién nacido necesita del lugar que le da el Otro (principalmente materno) para identificarse y constituirse; El Otro da un lugar al recién nacido a través del lenguaje, a través de los significantes, quedando así el sujeto “enganchado” de algunas palabras con las que se identifica. Esto permite a cada persona el poder decir “Yo soy esto u esto otro”, pues es aquello a lo que se ha identificado.

Palabras como SD y discapacidad se presentan como marcas a las que las personas se identifican; marcas que constituyen en muchos casos el “Yo soy…”; “Yo soy una persona con SD o con discapacidad”.

Hasta hace unos años muchas personas con SD y/o discapacidad crecían sin este significante; pero con el tabú de lo no nombrado. Hoy las familias, los profesionales, la sociedad hablan de discapacidad, y el significante aparece una y otra vez.

Pero la identificación a estos significantes no está exenta de dificultades.

Cuando se crean dispositivos de escucha desde los cuales los sujetos pueden tomar distancia de sus identificaciones nos encontramos con las consecuencias de identificarse a algo que de por sí implica una dificultad, una necesidad de apoyo y ayuda.

Esto se pone de manifiesto especialmente en momentos clave del desarrollo de una persona; y muestra el lugar estragante de un significante que da al Otro un lugar privilegiado.

Como me voy a hacer mayor, distanciarme de mi familia, y quedarme solo. No tendré quién me ayude”

“Como tengo eso, el síndrome de down, no se hacer las cosas solo”

Aparece así otro significante fundamental que regula el lazo social en muchas personas con discapacidad: la ayuda.

Es decir, una persona identificada a la discapacidad, tiene además siempre a su lado a otro (u otros) que evalúan, que valoran cuanta ayuda necesita.

Así se combinan ambos significantes: “cuanta más ayuda valoren que necesito, mas discapacitado soy”.

Pienso entonces, que es importante plantearnos interrogantes que son cruciales en el trabajo como profesionales con personas con discapacidad, y con sus familias:

Partiendo de la realidad en cuanto a la necesidad de ayuda de una persona con discapacidad para poder gestionarse, para realizar pequeñas cosas del día a día, para aprender determinadas habilidades; ¿Cómo ayudar sin ser ese Otro que evalúa y que fija  más las identificaciones de las personas a las que queremos apoyar?

Y ¿Qué papel juegan entonces las instituciones que tienen como objetivo integrar y facilitar la vida de las personas con discapacidad?

Este año se ha generado un debate en torno a la definición que la RAE hace sobre el SD; y, si bien es cierto que es importante avanzar en estos aspectos; para la persona con SD hay un no saber qué hacer con este significante al que se identifica.

Lo que cada sujeto con haga con el significante “discapacidad” responde a la invención particular, a su experiencia y su historia, a la forma en la que esta palabra hizo lazo en su construcción como sujeto; y, es la escucha de esta historia particular la que permite “saber hacer” con un significante que en ocasiones paraliza.

“Normalizar” es uno de los principios que guían el trabajo con personas con discapacidad; y, si bien es cierto que esto es fundamental; es importante también atender a la individualización del sujeto; es decir, tomarlos uno por uno; para que desde la escucha de lo más particular, puedan encontrar una forma de hacer que permita que el “Yo soy…” contemple una invención más allá de la discapacidad.

REFLEXIONANDO SOBRE: “EL PAPEL DE LA ASOCIACIÓN EN MI VIDA”

En esta etapa final del curso hemos llevado a cabo un Encuentro con los participantes de TRl3 y Autogestión para reflexionar con ellos sobre el papel de la Asociación en sus vidas. Tema que nos resulta importante retomar periódicamente  pues el objetivo es que adopten un rol activo en su participación en la Asociación. Así pues, nos detuvimos con ellos a observar los posibles itinerarios que pueden vivenciar en la entidad, valorando cuáles son los programas en los que pueden participar en función de sus intereses, necesidades y momento vital. La idea es ayudarles a ver que no participan en actividades aisladas si no en programas que, en gran medida, pueden ayudar a crear una hoja de ruta  dirigida a favorecer su madurez y  a conectar con sus deseos y necesidades en cada etapa evolutiva. Del mismo modo, les hemos recordado la posibilidad, siempre presente, de que soliciten nuestro  apoyo (junto con sus familias) para buscar y asistir a actividades fuera de la Asociación y para incorporar nuevas conquistas de autonomía en su quehacer diario. Consideramos que el hecho de que  entiendan la lógica de los programas de este modo y  no como compartimentos estancos les permite utilizar la entidad como un lugar donde ser protagonistas de su historia  y donde conectar con el deseo de tener un plan de presente y de futuro propios.

El hablar de todo ello, ha movido muchas inquietudes que los chicos tienen  sobre cómo viven su propia discapacidad. Al hablar de la Asociación, muchos tuvieron la necesidad de recordar en grupo su primer día en ella y todos los sentimientos encontrados que sintieron. Una vez más, nos recuerdan la importancia de acompañar con palabra todos los cambios que vivimos, los primeros días de ciertas etapas, los inicios y cierres… y de no dar nada por hecho o por evidente. Asimismo, surgió en ellos el tema de los apoyos: de sus resistencias para “dejarse ayudar”, de  qué supone para cada uno “buscar apoyo o recibirlo”, de autorizarse o no  a “decir que ya no necesitan determinada ayuda”,…. Todo ello, pues, muy relacionado con cómo se viven a sí mismos, con su Identidad y con su relación con la discapacidad.

Otra ocasión pues, este Encuentro, para evidenciar la importancia de crear espacios de escucha grupales e individuales que den voz  y expresión a sus emociones y pensamientos. Fundamentales para aprender los profesionales sobre los silencios ante ciertos temas y sobre todo lo expresado también  acerca de como se viven en primera persona. Indispensable también para ellos ya que son oportunidades para  escucharse y entender su historia y legitimar ciertas emociones.